Recetas de café, diferentes formas de tomarlo

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo, sin embargo, cuando hablamos de café nos referimos no solo al tradicional espresso sino a todas sus versiones. En un anterior post te comentamos algunos tipos de café que puedes preparar en tu casa o en tu local. Pero como hay tanta variedad, queremos explicarte otras muchas recetas para que amplíes tu abanico de posibilidades. ¡Comenzamos!

Recetas con café sólo con licor

El café solo es fantástico pero a veces nos apetece un café con un punto de alcohol. Hay numerosas combinaciones para que tu espresso llegue al alcance de cóctel sofisticado. Nosotros te proponemos un par de ideas que te harán la boca agua.

 Carajillo o caffè corretto

El caffè corretto o carajillo, como lo conocemos en España, es el resultado de añadir un chorrito de licor a un café espresso. Las bebidas más recurrentes son el brandy, anís o el Baileys y se consume más durante las mañanas de invierno. Su origen es incierto aunque una de las versiones más extendida se encuentra en la época en la que Cuba era colonia española. Allí, los soldados le añadían brandy al rico café de la isla para tener “corajillo” antes de entrar en combate.

 Café Brulé

Otra café que viene con un toque extra es el Brulé. Su elaboración consiste en añadir brandy, aunque también se le puede incorporar otra bebida alcohólica como el whisky, al café espresso. Aunque a priori parezca que hablamos de un café irlandés, su preparación es muy diferente. Para conseguir un café brulé primero hay que quemar granos de café con brandy u corteza de limón. De esta forma los sabores se mezclaran. Una vez quemado, se prepara una infusión de café a modo de espresso doble, es decir, unos 50 ml y lo serviremos en una taza. Por último, verteremos el brandy quemado con los granos de café al espresso doble. Es importante calentar la taza previamente para evitar que el cristal se resquebraje.

Otra variación del café brulé es tomarlo con leche. Para ello tendrás que seguir los mismos pasos descritos y añadir un chorro de leche caliente sobre el café brulé. De esta forma el café mantendrá todo su sabor y la leche no se mezclará.

 Café Caribeño

Los componentes principales de un café caribeño son el café caliente, ron y la nata montada o el helado de vainilla aunque hay diferentes variantes. Lo primero que hay que hacer es preparar un café espresso y añadirle un poco de azúcar. A continuación, se vierte un poco de ron y se termina con una bola de helado de vainilla o un toque de nata montada. Se suele servir en una copa o en una taza grande.

Café Jamaicano

El café jamaicano es un café americano con un poco de ron, cacao y nata. Su preparación es muy sencilla: primero hacemos un café americano con azúcar y lo dejamos en la taza hasta que se temple. Después, cogemos una copa de cristal y añadimos unos dos dedos de licor. Ahora llega el momento de incorporar el café americano a la copa con el ron. Por último, lo decoraremos con un poco de nata montada y unos polvos de cacao.

Café Irlandés

El café irlandés es una bebida de café caliente con whisky, nata y azúcar moreno. En su versión original no se le solía añadir la nata pero a día de hoy no nos lo imaginamos sin ella. Este café se sirve en una copa alargada previamente calentada para evitar que se erosione por el calor. 

Tipos de café especiados

Café Árabe

El café árabe es un café especiado de sabor amargo que se prepara con un poco de azafrán o cardamomo. Su elaboración consiste en añadir a al café espresso recién hecho un toque de cardamomo u otra especia parecida y dejarlo hervir. Antes de servirlo hay que colarlo y colocarlo en tazas pequeñas. No se le suele añadir azúcar ya que se pone acompañado, generalmente, de dulces árabes.

Recetas con café cortado

Café Vienés

El café vienés se encuentra en la lista de los más populares de entre los amantes del café junto al capuchino y mocachino. Se trata de un café expreso cubierto con nata batida o montada y cacao en polvo. Recibe su nombre por ser muy característico de los cafés de Viena y Budapest siendo una de las bebidas más clásicas de la zona.

Café crème o flat white

El café crème es el más apetecible a la vista gracias a la crema de café que cubre la superficie. Su receta es una de las más sencillas aunque el truco está en conseguir una crema de leche en su punto para cubrirlo. Para su preparación se necesita un café solo y un poco de crema de leche al gusto.

Café Bombón

El café bombón es la mejor alternativa para los más golosos. Sus ingredientes básicos son café y leche condensada. Para su elaboración se sirven unas 2 o 3 cucharadas de leche condensada en una taza a temperatura ambiente y se le añade un café espresso. Normalmente se pone menos cantidad de leche condensada que de café pero puede hacerse al gusto. La diferente densidad de ambos ingredientes hará que no se mezclen y se distingan visiblemente quedando el café en la parte superior. Su resultado será un café cremoso y muy dulce.

Café Asiático o café ruso

El café asiático nació en la localidad española de Cartagena, aunque en sus inicios se le conocía como café ruso. Se trata de una receta muy popular entre los marinos que venían de Asia y estaba compuesta de café con leche condensada y coñac. Con el paso del tiempo la fórmula ha evolucionado y ahora consiste en un café solo con leche condensada, coñac, Licor 43, unos granos de café, canela y corteza de limón. No obstante, es habitual prescindir del limón y los granos de café.

Se sirve en una copa llamada originariamente ‘Copa Campana Fuerte’, una copa de cristal mucho más gruesa de lo habitual que evita el colapso térmico.

Recetas con café con leche

Café Moca o mocaccino

El café moca suele llevar un tercia de expreso, dos tercios de leche y un poco de chocolate. Como en el capuchino, el moca tiene la famosa espuma de leche por encima. Existen diferentes variantes como el moca blanco hecho con chocolate blanco en lugar de negro o moca blanco y negro que une los dos chocolates.

En algunos lugares de Europa, el “café moca” es el que se elabora con granos de moca y en EE.UU., se refieren al “mocaccino” a un capuchino elaborado con chocolate.

Café Breve

El café breve tiene su origen en Estados Unidos. La receta se elabora con una café americano, un chorrito de crema chantilly y un poco de espuma de leche en la parte superior.

Como hemos visto, son muchas las recetas que puedes preparar usando el café como elemento principal. Recuerda que con el servicio de OCS de Concafé nunca te quedarás sin él en la oficina ya que sabemos que el hecho de tomar café es mucho más que una rutina, se trata de una experiencia única.


Nuestros cafés

Deja un comentario