¿Cuántos tipos de café se pueden preparar?

Hay dos tipos de personas, las que le gusta el café y las que aún no lo han probado. Hablamos de una bebida que no solo se toma para despejarse por su nivel de cafeína sino que se ha convertido en un elemento cultural. Tomar un café sigue siendo la mejor propuesta para reunirse con amigos que hace tiempo que no ves, para hacer un descanso en el trabajo o para hacer nuevas amistades. Sin embargo, el café no solo se disfruta tomándolo sino que el proceso de elaboración se ha convertido en todo un arte. A los amantes del café les gusta variar y probar nuevos sabores.

Es en este punto donde nos queremos detener para mostrarte los diferentes tipos de café que puedes preparar con nuestras máquinas.

Tipos de café solo

El café solo es aquel que se prepara únicamente con agua hirviendo. Se puede servir corto, largo o expresso, aunque si le agregamos otro elemento como espuma de leche ya se abre un abanico de opciones inmenso. No obstante, cuando el café se sirve solo es cuando puede presumir de sus matices tanto aromáticos como de sus sabores especiales.

A continuación te mostramos los que puedes elaborar con nuestro servicio Concafé.

Café corto o expreso

El café expreso o corto es el más conocido en nuestro país. A diferencia de lo que se puede pensar el café expreso no tiene un color negro intenso, eso es debido al tueste del café, un buen café tiene un color avellanado y es muy aromático. Para conseguir su máximo sabor tenemos que tener en cuenta diferentes factores como el tipo de molienda, el tiempo de extracción o la cantidad de café.

El café expreso se caracteriza por su rápida preparación, de ahí su nombre. Gracias a las máquinas profesionales con presión de 9 bares se consigue la característica crema del café expreso. Su volumen es de entre 25 ml y 35 ml y se suele servir en pequeñas tazas. El resultado debe ser equilibrado entre los sabores dulces y amargos llegando así a un intermedio perfecto.

  • Color: avellana con una crema dorada en la parte superior
  • Estilo: intenso y equilibrado
  • Volumen: 25 ml a 35 ml

Café ristretto

Aunque se sirve en las mismas tazas que el café expreso, su volumen se reduce a la mitad. Esta es la principal característica del café ristretto. Al ser más pequeño, la extracción de sabores está mucho más concentrada por lo que destaca un sabor más intenso que permanecerá mucho más tiempo en nuestros paladares. Una alternativa perfecta para los amantes de los contrastes: mucho cuerpo, aromático y afrutado.

  • Color: marrón intenso
  • Estilo: fuerte e intenso
  • Volumen: 15 ml a 20 ml

Café expreso doble o expresso doppio

La principal diferencia del café expreso doble con el expreso normal es su volumen que puede llegar hasta los 50 ml. A la vista es prácticamente igual que un expreso al tener hasta la espuma tostada en la parte superior. A menudo se confunde con un café largo o americano pero el doppio tiene otra textura al ser mucho más intenso.

  • Volumen: 50 ml a 70 ml
  • Estilo: potente y singular

Café solo largo o café lungo

Un café lungo o solo largo significa que tiene más agua en su preparación lo que le aporta un sabor más diluido y suave. Se sirve en tazas grandes con un volumen de en torno a 60 ml por lo que tiene mayor contenido en cafeína que el espresso o el ristretto. Esta medida se encuentra a un paso intermedio del café americano que se hace con la misma cantidad de café pero con un poco más de agua. Podemos decir entonces que la diferencia entre un espresso y lungo reside principalmente en su sabor, intensidad y en el tamaño de servirse.

  • Estilo: equilibrado y ligero
  • Volumen: 60 ml

Café americano

El café americano no se originó en Italia aunque tiene orígenes europeos al inventarse por soldados americanos durante la Segunda Guerra Mundial. A los soldados el sabor del café espresso les pareció algo fuerte así que le agregaron agua hirviendo a la taza. El resultado fue un café espresso con más cantidad de agua caliente lo que se traduce en un café negro más liviano y de mayor tamaño. Se sirve generalmente en una taza parecida a un jarro. La cantidad de agua caliente que se agrega depende del gusto del consumidor o de la preparación de la cafetera aunque una medida muy extendida es 60 ml de espresso y 90 ml de agua hirviendo.

  • Estilo: tostado
  • Volumen: 150 ml

Tipos de café cortado

El café cortado se caracteriza por tener más proporción de café que de leche. Además, se suele servir en taza media. Nosotros hemos hecho un repaso de los diferentes tipos de café cortado que puedes encontrar en un bar o elaborar en tu casa.

Espresso macchiato

El café espresso macchiato es muy parecido al capuchino pero con cantidades proporcionalmente más pequeñas. Consiste en unos 40 ml de café espresso con una cucharada de espuma de leche en la parte superior. Se suele servir con un vaso de agua.

Tipos de café con leche

Los café con leche son los más solicitados por los españoles en los bares. No obstante, las proporciones de la leche, el tipo de café o extras como la espuma de leche pueden variar notablemente de un café a otro. Para que conozcas mejor cada variante te indicamos los más conocidos en nuestro país.  

Capuchino

El capuchino es un clásico imprescindible en la lista de los cafés más consumidos del mundo. Es muy similar al café con leche pero se diferencia en las proporciones del café, leche y la crema emulsionada de la leche así como en orden de elaboración. Mientras que el café con leche lleva un buen café espresso, una capa de leche y otra fina de espuma de leche en la parte superior, el capuchino está compuesto de café espresso, una capa de leche y una capa gruesa de espuma de leche y su elaboración es al revés que en el café con leche. Primero se sirve la leche emulsionada y después se añade el café.  Del mismo modo, la proporción de leche es menor en el capuchino y más grande la de café.

Se sirve normalmente en una taza grande ya que la proporción del capuchino suele ser de unos 60 ml.  

Latte macchiato

Latte macchiato significa leche manchada y hace referencia al modo de preparación donde la leche queda “manchada” por el café al ser mayor su proporción. Cuando el porcentaje es el al contrario, es decir, hay más café que leche, la bebida se llama café macchiato.

Para hacer un café latte macchiato verteremos el café expreso sobre la leche en un vaso alto de cristal y no al contrario, tal y como se hace para preparar un café con leche o un cortado. La elaboración se termina colocando un poco de espuma de leche en su parte superior. De esta forma el café latte macchiato tendrá tres capas: la leche, el café y la espuma de leche.

Ahora que ya sabes algunos de los cafés que puedes preparar, seguro que estarás deseando poner en práctica algunos de los tipos descritos. Recuerda que ConCafé tendrás café siempre que lo necesites para que nunca te quedes sin él. Un OCS que se adapta a tu oficina porque sabemos que cada empresa tiene su propio ritmo de vida y que el hecho de tomar café es mucho más que una rutina, se trata de una experiencia única.

Deja un comentario