Beneficios, mitos y verdades sobre el café en cápsula

Y aquí estamos para aportar todo nuestro conocimiento y experiencia en lo referente a los beneficios, mitos y perjuicios de la preparación y consumo de una taza de café con una cafetera de cápsulas, cómo puede ser la habitual máquina nespresso. Se trata de un tema que nos encanta, ya que para la mayoría de nosotros el café representa un ritual diario en nuestras vidas (según el resultado del primer Estudio sobre los hábitos de consumo de café en España elaborado por Cafés Novell, el 87% de la población española comprendida entre los 18 y los 64 años toma café”).

El consumo de las cápsulas de café se ha disparado en los últimos años. Según el último informe del café en España de Alimarket, el segmento de las cápsulas incrementó en 2016 hasta representar un 15% de las ventas totales en kilos y el 41% en ingresos.

Últimamente son gran fuente de debate principalmente por el impacto medioambiental que supone la dificultad para reciclar las cápsulas, ya que los
consumidores estamos cada vez más concienciados con el impacto que tienen nuestras elecciones de compra sobre el medio ambiente. Probablemente este sea el mayor problema de tomar café en cápsula, y de ahí que en ciudades como Hamburgo se hayan prohibido las cápsulas en todos los edificios gubernamentales y que en Mallorca se haya marcado un camino para eliminarlas definitivamente. Elena López, portavoz de Ecoembes, explica que en sus plantas de procesamiento las cápsulas no se reciclan, porque no son envases. Tampoco separar en casa manualmente el café usado de la cápsula ayudaría a su procesamiento, porque, según explica López, las plantas no están preparadas para poder reciclarlo.

En cualquier caso, ya dedicaremos un post completo al problema medioambiental que genera el consumo de café en este formato. El objetivo del
siguiente post es aportar un poco de luz sobre algunos de los habituales temas de conversación y opiniones que escuchamos sobre los beneficios e inconvenientes de optar por las cápsulas a la hora de consumir café en nuestro día a día.

¿Es más limpio y cómodo el café en cápsula?

Según un estudio de cafés Novell, “el 84% de los encuestados consideraba que preparar café en cápsulas era más limpio”.

Es habitual escuchar esta afirmación como argumento de compra para optar por cápsulas de café. Pero cuándo decimos que es más limpio, ¿a qué nos referimos? ¿Y frente a qué alternativas estamos comparando? En este sentido, si comparamos frente a otros métodos clásicos habituales de preparación como son la moka italiana o la cafetera de goteo americana, es evidente que tras preparar nuestro café mediante estos métodos tendremos que limpiar los restos de café de la cafetera posteriormente.

Si lo comparamos con una máquina superautomática (máquina de café que muele el grano al momento y expende la bebida tras pulsar un único botón), aquí cambia un poco la historia. En este caso, no es necesario limpiar la máquina tras cada servicio, sino que los posos de café quedan almacenados en un depósito que habrá que vaciar en su momento dependiendo de la capacidad del depósito. Por lo tanto, si aquí entendiéramos por “limpio” la comodidad de limpiar/evacuar los posos o cápsulas almacenados el menor número de veces, deberíamos comparar la capacidad del depósito de ambas máquinas (superautomática y de cápsulas) para seguir operando sin necesidad de evacuar este depósito.

Es cierto que hay cafeteras de cápsulas sin depósito, como es el caso de muchas para el hogar, en las cuáles se debe ir retirando la cápsula tras cada preparación. Aquí hemos de valorar si nos resulta más limpio y cómodo ir retirando la cápsula tras prepararnos cada café o, en el caso de la máquina superautomática, llenar el depósito con medio kilo de café y olvidarnos hasta los 30 servicios aproximadamente (en el caso de una máquina profesional JURA de gama baja). Por otro lado, si nos fijamos, también estamos ensuciando otro recipiente para calentar la leche en el caso de una cafetera de
cápsulas, mientras que las máquinas superautomáticas permiten extraer la bebida completa en tu taza ya con leche.

¿Es más rápido elaborar un café de cápsula?

Según el mismo estudio de cafés Novell, “el 89% de los encuestados consideraba que preparar café en cápsulas era más rápido”.

En cuánto a la rapidez, es muy evidente que la preparación de una taza de café con una cafetera de cápsulas es más rápida que su preparación con los sistemas de cafetera americana e italiana. Pero, al igual que en el caso de la limpieza y comodidad, este no es el caso si comparamos su rapidez frente a la de una máquina superautomática. En cuánto al tiempo de extracción de la bebida, es muy similar y las diferencias no son significativas entre optar por un sistema u otro.

Si analizamos el proceso completo de la preparación mediante el sistema de cápsulas, este conlleva:

(i) coger una cápsula dónde la tengamos almacenada, (ii) introducirla, (iii) pulsar el botón, esperar a obtener la bebida con café y posteriormente (iv) calentar la cantidad de leche deseada y (v) servirla en la taza.

Las máquinas superautomáticas permiten extraer, si se desea, la bebida ya completa con leche, tanto líquida como emulsionada, en función de la bebida personalizada que hayamos escogido (capuccino, espresso, café con leche, cortado, americano, etc.), con tan sólo pulsar el botón de la especialidad de café deseada. No se requiere introducir el café ni ningún otro paso previo a la selección de la bebida.

Beneficios del café en grano frente al café en cápsula y otros mitos del café de
cápsula

En conCAFE somos firmes defensores de la compra de café en grano para su posterior consumo recién molido por diversos factores, que citaremos a continuación. Es importante tener en cuenta que uno de los motivos principales de preferir el café en grano es que es el formato en el que habitualmente se comercializa el café de especialidad, mientras que el café encapsulado habitualmente es café comercial. Si no conoces la diferencia entre un café comercial y el café de especialidad con el que trabajamos en conCAFÉ, se explica con detalle en los siguientes artículos: El café especial y Qué es el Speciality Coffee.

A continuación, citamos los cinco motivos por los cuáles preferimos el café de especialidad en grano frente al café en cápsula, dejando a un lado el evidente y principal motivo de la sostenibilidad, para no ser redundantes:

Regla número uno del café: “recién molido”

Una vez molido, el café comienza a liberar todos los gases y con ellos se van sus aromas y propiedades. Consumiendo el café justo tras ser molido se aprecian mejor todos los sabores de origen del café, más aun si no han transcurrido muchas semanas desde su fecha de tostado.

En este sentido, podríamos decir que las cápsulas se irían a jugar automáticamente a una liga diferente, puesto que el café viene ya molido desde su fecha de envasado en el recipiente.

Recién tostado

Si bien la comercialización del café en grano no garantiza una fecha reciente desde su tueste, la comercialización del café en cápsulas, dado que suele tratarse de café comercial, supone que este café llevará tostado desde hace meses. La pérdida de propiedades del café después de un mes desde su fecha de tostado empieza a notarse. No se pone malo, pero no tiene los mismos aromas y sabores.

Mito: los cafés en cápsula son de mayor calidad

Los cafés que se comercializan en formato cápsula o molido tienen menos probabilidades de ser cafés de alta calidad. Dado que una vez molido el café comienza a perder calidad, los mejores cafés suelen aprovecharse para su comercialización en grano, mientras que los granos de baja calidad en verde (antes de tostarse) se utilizan para su comercialización en formato molido. Lo cierto es que el consumidor, en términos generales, no tiene una gran formación en lo referente a la industria del café. En este sentido, muchos de nosotros hemos tenido la percepción gracias al gran caso de éxito de marketing que han supuesto las cápsulas (bonito envase, diferentes opciones por colores, grandes campañas publicitarias con protagonistas de fama internacional…) de que el café que encontramos en este recipiente podía ser de una calidad superior. Nada más alejado de la realidad.

Tueste medio

Los cafés comerciales que encontramos en las cápsulas utilizan un tueste alto para obtener un sabor homogéneo y camuflar los sabores defectuosos a moho o fermento de un grano de baja en calidad en verde. En el caso del café de especialidad en grano, se aplican tuestes medios o ligeros, ya que no tendría sentido quemar los granos pues nos perderíamos todo lo bueno y diferenciador que nos aporta un café de especialidad, como son esos sabores más dulces, herbales y florales, consecuencia de un grano recogido en su punto óptimo de maduración y sin defectos.

Precio

El precio por kilo de una cápsula llega a exceder, en ocasiones, el de los mejores cafés del mundo recién tostados. El gramaje por cápsula se encuentra entre los 5,5 y 6 gramos, con un precio que fácilmente no baja de los 0,35 € si optamos por algunas de las marcas comerciales preferidas por los consumidores. En base a este precio y gramaje por consumo, estaríamos hablando de unos 58-63 €/kg. En el mercado existen muy pocos cafés de especialidad por encima de ese precio.

Por todos estos motivos a nosotros nos encanta disfrutar diariamente de nuestra taza de café de especialidad con leche natural en la oficina sin complicarnos la vida. Pulsando un botón degustamos un café más rico y saludable que el de cualquier cafetería cercana o el de nuestra propia casa. Y, dado que muchos de nosotros pasamos la mayor parte del tiempo del día en la oficina, ¿por qué no disfrutar diariamente de esta experiencia durante la jornada laboral junto al resto de tu equipo?

 

Deja un comentario

AIR FRANCE ya disfruta de nuestro servicio en sus oficinas. 

Solicita una prueba gratuita ahora.